19/3/17

ALBÓNDIGAS CASERAS


Desde pequeñas, las albóndigas siempre han sido uno de nuestros platos favoritos. Y aún hoy lo siguen siendo. Ya veis qué gustos tan sencillos tenemos, je, je... Recordamos cuando éramos pequeñas, y nosotras nos encargábamos de hacer la forma de bolitas con nuestras manos. Así que no hay vez que las hagamos, que no nos acordemos de aquellos momentos. Y de lo mucho que nos gustaban, acompañadas de unas patatas fritas y un huevo cocido. En las fotos, esto último no lo veis. Aún así, las solemos acompañar con unas patatas fritas cortadas en cuadraditos y un huevo cocido. Ocurre que las fotos han sido un poco improvisadas para ilustrar la receta, Teníamos que subir nuestra receta tan rica, y no podíamos esperar más. Así que, para los que habéis probado nuestras albóndigas y os gusten tanto como a nosotras, aquí tenéis la receta.



Ingredientes (4  personas):
400g. carne ternera
200g. carne cerdo
(toda ella picada)
2 rebanadas de pan de molde
1 vaso de leche
1 huevo
1 diente grande de ajo
1 rama de perejil
harina
1 cebolla mediana
2 zanahorias
1 vaso de tomate triturado
1 vaso de vino blanco
aceite de oliva
sal
albahaca seca
1 puñado de guisantes



Tenemos la carne picada (a nosotras nos gusta que sea de ternera, y añadimos algo de cerdo, pero podéis hacerlas de cerdo, de pollo, añadir algo de jamón, como más os guste), y colocamos en un bol.
En un cuenco con leche, remojamos el pan al que habremos quitado los bordes. En otras ocasiones empleamos pan del día anterior, pero como hoy no teníamos empleamos pan de molde, que nos vale igualmente. Picamos el ajo, el perejil y lo incorporamos a la carne y salamos. Añadimos el pan remojado y un huevo batido. Lo removemos todo hasta que quede bien mezclado. Lo tapamos con papel film y dejamos reposar en nevera un par de horas.

Transcurrido el tiempo de reposo, hacemos las albóndigas, cogiendo porciones de carne del mismo tamaño y redondeándolas con las manos. Las enharinamos. Cuando estén todas enharinadas, las freimos en abundante aceite de oliva, a fuego medio para que no se quemen, pero hasta que estén bien doradas. Las vamos sacando a una fuente con papel absorbente.

En una olla, mejor baja y ancha, ponemos aceite y rehogamos la cebolla cortada fina y las zanahorias cortadas en rodajas. Añadimos el tomate triturado, una cucharadita de albahaca seca, una pizca de sal y sofreímos todo. Añadimos los guisantes, las albóndigas y un vaso de vino blanco. Dejamos evaporar un poco el alcohol, y añadimos agua, hasta cubrir por completo las albóndigas. Dejamos que se cocine, unos 20-30 minutos. Listo, una receta de toda la vida, que nos gusta como a niñas.

fotos: sisters blog













4 comentarios:

  1. Que ricas!yo también las adoro...y las vuestras tienen una pinta buenisma....me apunto!

    ResponderEliminar
  2. En casa nos encantan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Esta misma semana las preparo!!!!

    ResponderEliminar