23/12/18

PASTEL FRÍO DE MERLUZA Y LANGOSTINOS




En estas fechas, son muchas las ocasiones en las que tendremos que reunirnos alrededor de una mesa. Bien si te toca cocinar, bien si quieres colaborar con la cena, o tienes poco tiempo para cocinar, esta propuesta es ideal como entrante. El pastel lo puedes dejar hecho el día anterior, y decorarlo a la hora de servir. Además el pastel es suficiente para unos ocho comensales, y el presupuesto no es alto. La receta se la vimos hace muy poquito a Anna de Recetas fáciles. Lo explica fenomenal en su vídeo. Nosotras la seguimos al pie de la letra. La única diferencia, es sustituir el eneldo que emplea para la decoración, por un poquito de tomate del rico, aliñado simplemente con un poquito de sal y buen aceite de oliva.


Ingredientes para 8 personas (lo que empleamos nosotras):
400g. merluza
350g. langostinos
8 palitos de cangrejo
8 espárragos trigueros
10 rebanadas de pan de molde sin corteza
sal

para la salsa:
4 cucharadas de mayonesa
1 cucharada ketchup
zumo 1/2 naranja
2 cucharas de cointreau (opcional)

para decorar:
3 cucharadas de mayonesa
3 cucharadas de queso crema
langostinos 
1 tomate maduro
1 pizca de sal
aceite de oliva 




Como decíamos en la introducción, si pinchas aquí, podrás seguir la receta.  Nosotras lo hicimos igualmente, adaptando las cantidades a nuestro molde que es un poquito más corto y alto que el empleado por Anna.

Colocamos el film transparente ajustando al molde para luego poder cerrarlo. Por una parte cocemos con un poquito de sal la merluza (2 minutos). En el mismo agua cocemos los langostinos (otros 2 minutos). Reservamos todo. Cocemos también los espárragos trigueros durante 10 minutos en agua con sal. Los sacamos y reservamos también.

Preparamos la salsa mientras se enfrían los ingredientes: se coloca en un bol la mayonesa, el ketchup, el zumo de naranja y el cointreau y lo mezclamos bien, batiendo todo.

Empezamos a pelar los langostinos y los troceamos. Incorporamos también la merluza limpia de espinas y desmenuzada, y por último los palitos de cangrejo troceados. Añadimos la salsa y mezclamos bien.

En el molde forrado, ponemos capas de pan de molde, ajustadas al espacio del molde, y encima la mezcla de los pescados. Añadimos los espárragos trigueros, y seguimos haciendo capas alternando pan, el pescado y los espárragos. Acabamos con el pan de molde. Cerramos con el papel de film que habíamos puesto forrando el molde y lo llevamos a la nevera. Esperamos como mínimo media hora, nosotras lo sacamos a la hora de servir. Lo desmoldamos,  le quitamos el film y lo cubrimos por completo con la mezcla de mayonesa y queso crema. Por último, decoramos con unos langostinos y tomate troceado aliñados con sal y aceite.


fotos: sisters blog

12/11/18

ESPINACAS A LA CREMA CON JAMÓN

Hoy traemos un receta clásica que hacemos en casa desde hace un montón de años. De las primeras veces que empezamos a cocinar, nuestra obsesión por hacer platos ricos, nuevos, diferentes pero saludables, nos hacía fijarnos en cualquier receta que nos pareciese interesante. Ya fuese de nuestra familia, de una revista, de un programa de televisión, o de la pescadera...tomamos nota de todo lo que nos parecía interesante y lo guardábamos en nuestra libreta de recetas.


Pues la receta que traemos hoy, es una de esas. Sencilla pero sabrosa. Sin mucha complicación, ideal para  niños, y para que coman un alimento tan saludable como la espinaca.

Os contamos cómo hacer :


Ingredientes (4 personas):

1 kg de espinacas
200g. de jamón
1 cuchara de harina
1 vaso de leche 
1 yema de huevo
100 g. de queso emmental
nuez moscada
aceite de oliva
sal

Limpiamos la verdura y se cuece en agua hirviendo con una pizca de sal. Se escurren las espinacas, y se reservan. Por otro lado, en una sartén amplia, se pone una cuchara de aceite de oliva y se saltea el jamón troceado. Cuando esté frito, se añade una cuchara de harina, removiendo para que no se queme y se va añadiendo la leche poco a poco y moviendo, para que no se formen grumos. Se cocina hasta que vaya espesando, y en último momento se echa una pizca de nuez moscada. Se añaden las espinacas cocidas y se mezcla todo. Añadimos la yema de huevo, continuando con la mezcla de todo. Se ralla encima un poco de queso (o mucho, al gusto) y se gratina al horno durante 2-3 minutos. Para nosotros es una de las formas más sabrosas de comer este plato con gran aporte de nutrientes. Además es muy cómodo para los que no disponemos de mucho tiempo durante la semana para cocinar. Se puede dejar todo preparado, y gratinar a la hora de servir. ¡Que aproveche! 

fotos: sisters blog


27/10/18

MEJILLONES A LA MARINERA

Hoy traemos una receta clásica aprovechando que con el comienzo del otoño el sabor y la calidad del mejillón es mejor, debido a que las preferencias de este molusco son las aguas frías de fuerte oleaje. Se pueden consumir todo el año, pero en los meses de frío se encuentran mejores ejemplares.

No es la primera vez que traemos aquí una receta con este marisco, porque somos muy fans, incluso cocinados únicamente al vapor, creemos que son una exquisitez, un bocado de mar delicioso que hay que aprovechar además que tienen un precio bajo. Y siempre, escogemos mejillón gallego. El mejor.

Hoy los acompañamos con una salsa típica, además de pan para mojar, y un buen vino blanco o buena sidra para animar la comida. Vamos a por ello, ya veréis que sencillo...






Ingredientes:
1 kg. mejillones
2-3 hojas de laurel
1 cebolleta
2 dientes de ajo
1 tomate
3 cucharas de salsa de tomate
1 vaso vino blanco
1/2 cuchara de pimentón dulce
1 cuchara de harina


Primeramente, lavamos bien los mejillones debajo del grifo, quitando las barbas. Para ello, lo mejor es sujetar con el cuchillo y tirar hacia el lado más estrecho de la concha con un movimiento fuerte.
Una vez tengamos limpio el marisco, los abrimos al vapor en una cazuela con un poquito de agua y unas hojas de laurel. Cuando hayan abierto retiramos del fuego, colamos y reservamos el caldo.

En una sartén, preparamos la salsa. Ponemos dos cucharas de aceite de oliva y añadimos, la cebolleta, el tomate y los ajos bien picados. Lo pochamos a fuego lento. Cuando esté dorado, añadimos la harina y el pimentón, dándoles una vuelta con cuidado que no se queme. Se añade el vaso de vino blanco poco a poco y dejamos que evapore el alcohol. Añadimos a continuación la salsa de tomate y un poquito del caldo de cocer los mejillones. Echaremos más o menos caldo, según más nos guste la textura de la salsa, más o menos concentrada. Lo movemos y dejamos que se cocine la salsa. Posiblemente no necesite sal, la probamos para comprobar. Picamos el perejil y lo añadimos a la salsa. A esta salsa le podéis dar un toque alegre sustituyendo el pimentón dulce por picante o añadiendo una guindilla.

Por último repartimos la salsa por nuestros mejillones, y estarán listos para consumir.

fotos: sisters blog