23/1/17

QUICHE DE ESPINACAS, PORTOBELLOS Y QUESO AZUL

A estas alturas, ya todos sabéis que es una quiche. Pero si no, te explicamos: es un tipo de tarta salada que nos viene de la cocina francesa. Se elabora principalmente con una preparación de huevos batidos, nata fresca y espesa, mezclada con verduras, embutidos, pescado...con la que se rellena un molde de masa quebrada y se cocina al horno hasta que cuaje. Las quiches nos dan la opción de incluir cualquier alimento en el relleno, por lo que la variedad de quiches son muchas. Y eso es algo que nos gusta.
  

La más popular es la quiche lorraine y la divulgación internacional de su receta ha extendido el término quiche a numerosas variantes tan alejadas de la receta original que se podrían llamar simplemente  tartas saladas. En las variantes se puede cambiar cualquiera de los tres componentes de que consta: masa quebrada, salsa de huevos batidos con lácteos, e ingredientes característicos.
Es una receta perfecta para tener preparada con antelación, ya que no necesita comerse recién horneada. Te resuelve una cena, tan ricamente. En esta ocasión la quiche, la elaboramos con una pasta quebrada comprada, la cual solemos tener en la nevera. Aunque hacer la pasta no es difícil. Y nos decantamos por hacer una variante de la quiche florentine, la quiche de espinacas.

¡Vamos a por la receta!




Ingredientes:

1 rollo de masa quebrada
2 cucharas de aceite de oliva
1 trocito de mantequilla
1/2 cebolla
un puñado grande de espinacas frescas
champiñones portobellos 
queso azul
200 ml de nata espesa
3 huevos
una pizca de nuez moscada



Elaboración:

Mientras estiramos la masa con un rodillo, precalentamos el horno a 180ºC. Ponemos la masa en un molde y la pinchamos en toda la superficie para que no suba cuando se hornee.  La horneamos durante diez minutos, o hasta que tenga un aspecto consistente.
Mientras preparamos el relleno. En una sartén ponemos el aceite y la mantequilla y sofreimos la cebolla con los champiñones. A continuación se añaden las espinacas. Sazonamos con sal y pimienta.
Vertemos la mezcla sobre la masa horneada. 
Por otro lado, mezclamos los huevos batidos con la nata y aromatizamos con nuez moscada.
Incorporamos esta mezcla a la quiche también. Por último añadimos trozos de queso azul.
Lo metemos al horno hasta que esté cuajado. Aproximadamente 25 -30 minutos, con cuidado de que la pasta no queme. Y voilà! Listo, una receta sin complicaciones, pero muy rica.

fotos: sisters blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada