11/12/13

LO PROMETIDO...NUESTRO UNG DRILL DE IKEA TRANSFORMADO


Cómo os habíamos adelantado la semana pasada, no hemos podido resistirnos al espejo ung drill de ikea. Hemos decidido darle una aire diferente, que además de hacerlo único, hace que nos encaje mejor en nuestra decoración y elimina ese aspecto falso del plástico.

Los pasos a seguir para su transformación, son pocos y sencillos, y el cambio compensa dedicar unas horitas un par de días para personalizar el espejo según más os guste. Nosotras decidimos pintarlo en blanco mate y darle un aspecto vintage empleando betún de judea.


Para su transformación, vamos a necesitar pintura blanco mate en spray (o el color que más os guste), betún de judea, aguarrás, una brocha, y un paño de algodón. Todo ello puedes encontrarlo en tiendas de manualidades.
 

Lo primero a hacer es buscar en casa un sitio para pintar cómodo y tener la precaución de empapelar suelos y paredes, para evitar males mayores. Extraemos el espejo con cuidado para no cortarnos. Limpiamos el marco por si tuviese algún resto de embalaje o polvo. Y damos nuestra primera mano de pintura. Hemos utilizado pintura en spray, que facilita su pintado aún más. Transcurridas 48 hrs. le damos una segunda mano, impregnando bien todo los huecos del marco. Ya tenemos nuestro espejo completamente blanco. Está bonito, ¿eh?



Le vamos a dar un aire envejecido con el betún de judea. Dejamos secar bien la pintura, mejor dos días y vamos a aplicar el betún de judea. Para un color tan claro, es mejor rebajar el betún para que no nos quede muy oscuro. Lo rebajamos con un poco de aguarrás, en cantidad mayor o menor según el efecto que queramos conseguir. Y lo aplicamos con una brocha. Antes de que seque, vamos eliminando con un paño humedecido con un poquito de aguarrás el exceso de betún. Eliminamos más o menos, según el aspecto deseado. Dejamos secar como mínimo 12 horas. Volvemos a colocar el espejo, y ya está listo para colgar en vuestro sitio preferido.


fotos: sisters blog

12 comentarios:

  1. Me encanta, ha quedado precioso, tengo que hacerme con uno ya mismo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ala... corriendo por el espejo... y por pintura, brochas, betún.... ja ja ... verás que entretenido y satisfactorio!

      Eliminar
  2. Me gusta mucho cómo contrasta con la madera.
    Dan ganas de hacerse con uno.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ánimo Mercedes, tú que tienes buena mano, te quedará aún mejor! Gracias por tus comentarios!!

      Eliminar
  3. Es precioso, me encanta! Con vuestro permiso lo comparto en mi post del viernes (por supuesto, con enlace a vuestro blog)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Victoria, nos alegramos que te haya gustado tanto! Es un placer compartir con tus seguidores nuestra idea, así que tienes nuestro permiso... Nos hace mucha ilusión además que aparezca en un rincón de cosas bonitas! Besitos guapa

      Eliminar
  4. Que bonito! Me voy a IKEA, y saludare de vuestra parte a todas las que lleven un espejo así debajo del brazo, seguro que son seguidoras de vuestro blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues agradecemos mucho ese detalle...

      Eliminar
  5. Ha quedado genial! le habéis dado un aire vintage, que me encanta. Con vuestro permiso, algún día le haré un huequín en mi blog a este DIY con enlace al vuestro por supuesto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras, puedes compartir. Nosotras, encantadas! Saludos

      Eliminar