3/8/12

CARACOL QUISCOL

Cuando uno es pequeño y se está a punto de cumplir tres añazos todavía queda un universo por descubrir en todo aquello que te rodea en el día a día, y las cosas que para los adultos pueden pasar completamente desapercibidas para un niño puede ser un gran hallazgo. Este es el caso de Pulguita, que junto con sus compañeros de batallas ha descubierto a un animalillo especialmente baboso pero que a él le hace mucha gracia y que últimamente se ha convertido en sufridor compañero de juegos: el caracol.
Y sí, por supuesto que Pulguita ha tenido la genial idea de llevarse a casa unos cuantos caracoles, siete en concreto y sí, por supuesto que Buelo ( entiéndase abuelo ) le ha hecho una confortable casa en un rincon privilegiado de la terraza. Esto último que empezó siendo divertido se acabó convirtiendo en una idea nada recomendable, ya que se corre el riesgo que un simpático caracol se sienta tan cómodo en su nuevo hábitat que lo encuentres de paseo en mitad del pasillo de tu casa, ¡y eso que dicen que no caminan rápido! (basado en hechos reales). Ante esta situación había que poner remedio, pensando, pensando la solución llegó del siguiente modo: una plantilla a seguir de un dibujo de un caracol y fieltro de colores vistosos. Los pasos a seguir muy sencillos, se marca en el fieltro las diferentes formas del caracol y después se compone de nuevo el dibujo pegando todas las piezas. Finalmente lo colocamos un marco sencillito para no restarle protagonismo a nuestra nueva mascota. ¡Buen fin de semana a tod@s!





fotos: sisters blog

3 comentarios:

  1. Que bonito ha quedado,me encanta tan colorido.
    Un besazo, y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito! me ha encantado, el cuadro, la historia.... yo tambien quiero uno,no un caracol, no el cuadro, un "Pulguita", tiene que estar simpatiquísimo.

    ResponderEliminar