17/5/12

EDIMBURGO - ROYAL MILE

Viajar a Escocia es un bálsamo para el alma, hasta para el más urbanita.  Paisajes increibles, ciudades llenas de historia, pueblos con encanto, castillos de cuento, leyendas, historias de clanes, gente amable..., todo esto y mucho más te encuentras en este gran país.  Resumir todo lo vivido en un post es misión imposible, por eso haremos varias entradas donde os contaremos parte de nuestra aventura en el país del whisky.  Empezaremos por la capital, Edimburgo, y una de sus principales vías: La Royal Mile.


Pasear por las calles de Edimburgo es un viaje continuo al pasado. Sus historias,  personajes , leyendas y enigmas enganchan a todo aquel que visita la ciudad y consiguen que quieras regresar a ella. Sea cual sea la manera elegida de conocer la capital de Escocia, uno de los primeros recorridos será por Royal Mile, en pleno corazón del casco antiguo. Es una de las avenidas principales (mide una milla escocesa, casi 2 km) y comunica el castillo de Edimburgo con el palacio Holyroodhouse, residencia oficial de la reina Isabel II en Escocia. Es la principal atracción de la Old Town y rivaliza con Princes Street en la New Town.

Palacio Holyroodhouse y Castillo de Edimburgo

En Royal Mile, la catedral de Saint Giles es parada obligatoria y en su exterior, el corazón de Midlothianun pretende recordar dónde se situó la antigua prisión de Edimburgo.  Es un corazón de adoquines en el que es tradición escupir si se desea regresar. De hecho es el único lugar en toda la urbe en el que se permite realizar este gesto y es habitual ver a todo tipo de personas echando la saliva pensando que ello sirve para volver al maravilloso Edimburgo.  Hasta los más escépticos caen en alguna de estas supersticiones que abundan en Edimburgo, como la de frotar el dedo del pie de la estatua del filósofo David Hume, también en Royal Mile, si quieres tener suerte en los estudios.


catedral de Saint Giles
 estatua de David Hume
corazón de Midlothianun


¿Conocéis algún escritor escocés? Más de los que pensáis. Robert Louis Stevenson (El extraño caso del doctor Jekyll y mister Hyde), Sir Walter Scott (Ivanhoe) y Sir Arthur Conan Doyle (Sherlock Holmes). Merece la pena fisgonear entre los manuscritos del Museo de los Escritores, antes de alcanzar el Castillo de Edimburgo. Situado en lo alto de un volcán inactivo, es la joya de la ciudad y en su interior se guarda la Piedra del Destino, sobre la que se coronaba a los reyes escoceses.

entrada a la close desde Royal Mile





 A lo largo de toda la calle encontraréis decenas de callejones (closes) y patios (courts). Os recomendamos acceder a algunos de ellos para deleitarse del gusto medieval de la ciudad. Y para recorridos lúgubres, los nocturnos, porque son los que muestran el lado más espeluznante de la urbe, como el Real Mary's King's Close, el único sitio en Edimburgo donde nunca llueve. Un laberinto de calles escondidas bajo tierra en el que vivía la población más humilde de la urbe y en el que se amontonaron los muertos por la peste bubónica (siglo XVII).

Royal Mile es la calle de las compras. Encontrarás numerosos locales a lo largo de la via, donde podrás conseguir objetos típicos de Escocia: prendas de punto, telas de cuadros escoceses, kilts (faldas escocesas) joyas de inspiración celta, whisky, el shortbread (mantecados), y hasta gaitas!!

comercios en Royal Mile

¿Y qué sería de la Royal Mile sin sus pub y restaurantes?.  Nos encontraremos con alguno de los mejores pub de la ciudad.  Allí podremos ir probando diferentes maltas de whisky o tomarnos una  Tennents, la cerveza por excelencia del país mientras escuchamos música en directo.  Es muy recomendable visitar alguno de los pubs que anteriormente fueron iglesias, iglesias que se vendieron para salvar su crisis. Ejemplo de ello es el cafe Hub, donde nos quedamos tomándonos una cervecita hasta el próximo paseo por este gran país.
 
Royal Mile
Cafe Hub
Todas las fotos: sisters blog. Junio 2011

5 comentarios:

  1. que bonito! voy a tener que ir a Edimburgo! os invito a que nos sigais en:
    http://laguindadetupastel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Bonita lección de historia, preciosas imagenes, ya estoy organizando mi viaje a Edimburgo.

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría conocer Edimburgo. Me ha gustado mucho la entrada de hoy.

    ResponderEliminar
  4. Pues no conozco Edimburgo, pero me parece que voy a tener que ponerlo en la lista de próximos lugares por visitar. Enhorabuena por vuestro blog, tiene muy buena pinta ^_^

    ResponderEliminar
  5. Ésta es solo una pequeñita parte de Edimburgo... Otro día pasearemos por el resto de la ciudad...

    ResponderEliminar